Asumamos que fingimos

¿Existe la quietud? ¿Qué es la quietud? ¿Cómo podemos definir algo incontrolable, inasible, inalcanzable? ¿Cómo puedo quedarme quieta y esperarte en silencio sin fingir? Finjo estarme quieta. Finjo estar callada. Y tú me crees. Me crees. Pero en el fondo sé que tú corazón ve la trampa, porque el corazón sabe que la quietud no existe, siquiera en la muerte, late de vida y se acelera con cada inesperado pero se muere un día de tanta vida y deja de latir pero no de moverse. Se va marchitando, ajando, pudriendo…se va empequeñeciendo hasta desaparecer y aun así no muere ni se está quieto. Porque el viento sopla en lo que pudo ser, en lo que quedó de él, en todas las cosas que con el paso de los años fue guardando su interior. Y el corazón estalla de tanta vida y nos grita, nos grita a la cara, a voces, que no piensa estarse quieto ni siquiera un momento, que está harto de engañarse a sí mismo y afirmar cosas que no son. Y nos grita y nos dice: LA QUIETUD ES SÓLO UNA MANERA MÁS DE MOVERSE, UNA MANERA MÁS DE ESTAR.

Malena Guzmán

Ensayo 'Morirse de tanta vida'

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s