¡Que se erosionen mis miedos!

Y es que así es como me siento muchas veces…movida de un lugar para otro sin recibir un porqué. Sin voluntad. Sin decisión. Llevada. Inerciada. Dormida. Sedada. Hasta que un rayo de sol se cuela por la ventan y quiero echar a correr. A correr y no parar. A correr y no mirar atrás hasta estar segura de haber escapado a los controles de seguridad que me querrán perseguir.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Seguir mis impulsos como modo de máxima libertad y expresión. Pero mis verdaderos impulsos sin coartarlos ni cohibirlos. Mis verdaderos impulsos y no los que me inculcaron como míos.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Cada miedo nuevo que se instaura en nuestro cuerpo es una batalla más que nos gana la muerte.

Miro a mi hija de 10 meses y compruebo con alegría y envidia que no tiene miedo. Ni al ruido ni al silencio. Ni a la oscuridad. Ni a los perros que son 10 veces más grandes que ella. Ni al agua del mar cantábrico. Ni a una estufa encendida. Y, ciertamente, creo que tampoco le tiene miedo al abandono porque no sabe lo que es.

¿En qué momento comenzamos a cambiar? ¿En qué momento asumimos el primer miedo que, sin mala intención nos inculcan los adultos en que confiamos? ¿En qué momento, niños aún, comenzamos a morir?

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

La vida es como una erosión, me dijo una señora en la playa. Ya se lo digo yo a mis hijas; vas cogiendo unas cosas, vas dejando otras; y así, la vida pasa.

Malena Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s